Sea miembro de ATNA
24-07-2014
Inicio arrow Contenido arrow La taberna de ATNA arrow Las Velas - Poema

Las Velas - Poema

LAS VELAS                             
                                                    “Vedi come l’ha dritte verso il cielo
                                                       battendo l’aere coll’eterne penne”
                                                                                  “La Divina Commedia”

Sobre una línea de horizonte, se ve una blanca aparición que se desplaza,
Su movimiento es tan pequeño, que a distinguirlo rara vez la vista alcanza;
Y pese a aquella lejanía, en esa estricta soledad, la nota blanca
Reúne toda la grandeza de ser un signo de valor y de esperanza.
Las latitudes se suceden y va formando nuevos nombres la distancia
Y en los parajes zodiacales, nuevas imágenes las noches consteladas.
Las velas cumplen su periplo, ya soportando temporales, a la capa,
Ya en apacible singladura, acariciadas suavemente por el aura.
¡Qué majestad hay en el porte del bastimento engalanado con las alas
que lo comandan y lo impulsan y con la recia nervadura de sus jarcias!
Es un saludo cada vela, un aletazo de emoción en la partida;
Es un abrazo, una promesa, es un adiós, es del marino la divisa,
Ya en apacible singladura, acariciadas suavemente por el aura
Es la dinámica primaria, es la energía palpitando entre las fibras:
Y su perfil, allá a lo lejos, es un llamado de atención para el vigía.
“¡Tesa las  burdas! ¡Iza al tope con puño firme la Mayor...Vamos, arriba!..”.
 Hay mar de fondo y viento a proa, el rumbo haremos navegando de bolina!...”
           Este es el himno de la acción, es el que gustan escuchar las heroínas
 Acompañado por el coro que entona  el viento en los obenques y en las drizas.
 ¿Adónde van?, ¿De dónde vienen?, ¿Cuál es la causa y el designio de su rumbo?
 ¿Cuál es la Rosa de los Vientos que las orienta en sus andanzas por el mundo?
 ¿Cuál es la clave misteriosa que inspira el mágico rumor de su murmullo?
           ¿Cuál es su Línea de Universo y cuáles son las ecuaciones de su curso?
 ¿Qué seducción es la que ejercen cuando se bañan con la luz del plenilunio
 Y se deslizan silenciosas, furtivamente, como pájaros nocturnos?
 ¿Qué imperativo categórico rige las leyes naturales de su impulso
            Cuando la fuerza del Océano subleva el Reino de las Aguas en tumulto?
 ¿Cuál es el símbolo que expresan con la armoniosa perfección de su dibujo?
 Acaso el signo de un misterio, que marca siempre su azimut como un augurio?
 El ser no atina sorprendido a responder y es impotente su silencio,
 Los ojos miran asombrado y las miradas van perdiéndose en el cielo
           Y en él resumen la nostalgia acumulada en infinitos derroteros.
 ¡Qué inexplicable es su grandeza y qué solemne es el poder de su secreto!
 Allí está el nudo de la Vida y allí el arcano de los viajes sin regreso;
 Allí, el enigma tornadizo que se remueva con la ronda de los vientos.
 En esa bóveda celeste, está de todas las borrascas el fermento
 Y la mudanza de los climas, allí se explica, develando su secreto;
            Y en ese océano intangible, donde también navega el alma en sus ensueños,
 Hunde el espíritu sus ansias mientras se llenan las pupilas de reflejos-
       
 Arístides Chiesa Maañón.
 Punta del Este,  Febrero 2002.-
 
Siguiente >