Sea miembro de ATNA
03-12-2016
Inicio

Bienvenido al Nuevo Sitio Web de ATNA
 
Prórroga concurso de fotografía ATNA 2016

Amigos, dada la considerable cantidad de mails solicitando prorrogar el cierre del concurso, hemos decidido postergar la fecha de cierre.

Adjuntamos material.

Image

 

Image 

 
Concursos ATNA 2016

Este año ATNA realiza dos concursos: Concurso de cuentos, premio Gianelli y Concurso de fotografía digital, premio Amado Becquer Casaballe.

Adjuntamos los reglamentos invitándolos a participar.

Image 

Image 

Image 

Image 

 
Un Velero - Por Hernán "Hormiga Negra" Álvarez Forn

 

Image 

Miré para arriba y me sorpendió la rara forma que tomaba una nube: era la de un velero. En el cockpit estaban Carlos Iriarte, Ignacio "Chiqui" Iriarte, Rodolfo "El Suizo" Vollenweider (que no largaba el timón) y se acababa de embarcar Roberto Baylac.

¡Qué tripulación! ¡Cómo llevan ese barco!

Y todos estaban felices, navegando, como siempre.

Sigan así, amigos. Sólo querríamos, en el momento oportuno, subir a bordo con ustedes.

Hormiga Negra

 

 
Fragata por Hernán Álvarez Forn, Presidente Honorario de ATNA

 

 Image

FRAGATA -  DOS ANÉCDOTAS Y UNA MORALEJA.


Anécdota I.

Dos caballeros mantenían un duelo a  espada por la posesión de un reino. El escudero de uno de ellos, cuando lo tuvo cerca, abatió de un mazazo al rival de su señor, el que quedó triunfante. Al ser increpado el escudero por otros presentes dijo:

-“No quito ni pongo rey, pero defiendo a mi señor”.


Anécdota II.

Poco después de la Segunda Guerra Mundial llegó sorpresivamente al puerto de Buenos Aires un doble proa blanco, de unos quince metros, con el aparejo reducido a un solo palo bajo, sin bauprés y con un casillaje a popa para proteger al timonel, por cuyo costado se elevaba el grueso caño de escape de un poderoso diesel. Se llamaba Mañana y era un excelente casco diseño de Colin Archer, con todo el aspecto de un ex Pilot Boat noruego o sueco. Lo tripulaba un abuelo y su nieta. Nadie más. Venían del Norte de Europa y nunca se supo si antes y en algún lugar, habían desembarcado otros tripulantes. Abuelo y nieta se afincaron en el campo y el Mañana quedó por ahí en venta. Después de un largo tiempo en que le perdí la pista, un día lo ví acostado en una rampa de un varadero del río Luján. Lo había adquirido un capitán mercante que yo conocía y lo estaba preparando para llevarlo al Sur a pescar centolla, cuando una inundación anegó el astillero, aflojaron los puntales y el Mañana se acostó. Pero era un casco de una fortaleza extraordinaria, de pino, sí, pero de un pie de espesor con tres forros.

Por 1984 lo encontré en Ushuaia, con sus dos palos, pintado de rojo y dedicado a la centolla. Pero si bien en los canales chilenos y en las islas al Sur de Beagle hay mucha, en el Beagle la gran profundidad de sus costas torna el negocio menos lucrativo.

En 1987, de nuevo en ese puerto, hallé al Mañana amarrado y embargado por orden de un juez, por problemas comerciales.

Partí y volví un mes después y, al pasar cerca del aeropuerto viejo, vi saliendo del agua, la galleta y la punta del palo mayor del Mañana. Pregunté qué había pasado y uno de esos filósofos costeros que siempre hay por allí me lo contó.

-Lo de siempre, cuando la justicia trata de encarcelar un barco. Ahí estaba, embargado y sin gente a bordo cuando una noche muy ventosa rompió la amarra y comenzó a dar vueltas por la bahía y mientras se discutía quién tenía la responsabilidad de rescatarlo,  se acercó a las rocas del aeropuerto, golpeó en ellas y se fue a pique. Yo creo que se suicidó – concluyo mi informante.


Moraleja.

Hay que recordar que los navíos tienen alma. Sobre todo, los veleros. Cualquiera sea su envoltura exterior, su categoría, su función, su representación, su misión o su tamaño, no se los puede encarcelar, no se les puede impedir navegar, no se les puede negar el uso libre del mar, no se los puede reducir a la categoría de objetos, no se puede usar para ello ningún pretexto vil, porque es un gravísimo atentado de lesa marinería.

Así pues, ante lo que le ocurre a nuestra fragata Libertad, digo lo que aquel escudero: “No quito ni pongo rey, pero defiendo a mi señor, a mi buque”.


Hernán Álvarez Forn

Presidente Honorario

Amigos de la Tradición Náutica Argentina - ATNA

 
Barcos en botellas

BARCOS EN BOTELLAS

Image 

Me llamo Roberto Scheitlin, tengo 52 años, nací en Arias, provincia de Córdoba. Estudie medicina en la Universidad Nacional de Rosario, soy médico urólogo.

Vivo en Cañada de Gómez, provincia de Santa Fé.

No puedo definir exactamente cuándo empezó mi pasión por los barcos en botellas, creo que alrededor de los 8 ó 9 años cuando leí alguna historieta de piratas en la que había un gran secreto oculto en un barco en una botella. Sin que nadie me enseñara algo logré armar mi primer  ¿barco? cuando tenía 12 años: era una suerte de canoa de cartón rellena de plastilina y con un palito clavado en el medio que debían mirarla por el pico de la botella dado que ésta era verde oscuro, pero mi alegría era infinita. No se qué fue de ésta “gran obra”.

Durante mi adolescencia armé tres ó cuatro, algo más elegantes que el primero. Retomé el hobby después de terminar la carrera de medicina y ya habiendo leído todo lo concerniente a  estructura y constitución de barcos.

La técnica más popular y usada por muchos es la que consiste en hacer el barco con sistema de plegado de velamen y arboladura y de un tamaño adecuado para que pase completo por el pico de la botella. A mi particularmente esta técnica no me gusta dado que el barco es muy pequeño y queda como perdido dentro de la botella. Los armo pieza por pieza y de esta manera puede hacerse de un tamaño considerable para que se luzca.

Leer más...
 
Últimos trabajos en el LEHG de Vito Dumas en el Museo Udaondo en Luján

Hoy fuimos a Luján al museo Udaondo a realizar algunas tareas en el LEHG, Hector Masoni, Walter Polito, Mario Polotto, Jorge Olmedo, Juan Carlos Velardo, Daniel Prieto, Juan herrero especializado de la empresa de Dani y Carlos Biscioni.
Se sacaron los cuatro travesaños que sujetaban las dos camas (el sustito fué fuerte !!!), llevamos unos 60 cm la cama de proa más a popa, se trazó la linea de flotación y se mejoraron los soportes del quillote para instalar los definitivos en el mes de agosto.
Les mando algunas fotos.
Abrazo a todos y un especial MUCHAS GRACIAS a quienes laburaron hoy !!!

Image

Image     Image

Image     Image

Leer más...
 
Hormiga Negra presentó su octavo libro en la quinta Los Ombues de San Isidro

Poco es lo que podemos decir de esa noche en la hermosa y excelentemente bien conservada quinta Los Ombues de San Isidro cuando nuestro querido Presidente Honorario Hernán "Hormiga Negra" Álvarez Forn presento su octavo libro: "LA INDEMOSTRABLE GLORIA DEL CAPITAN CARL TIDBLOM - Primero en la Antártida", publicada por el Instituto de Publicaciones Navales del Centro Naval y auspiciada por ATNA.

La presentación estuvo a cargo de nuestro también querido amigo Jorge Bergallo, a cargo de Publicaciones Navales del Centro Naval y como siempre fué afectuosa, didáctica y ocurrente.

Image     Image

Image     Image

(Fotos gentileza de Alberto Mora de Portal UNO Argentina)

Las palabras de presentación de Hormiga dicen lo que corresponde:

Leer más...
 
Carta al Pequod - por Hormiga Negra

 

 Image

CARTA AL PEQUOD

¡Hola Pequod !

O, quizá debería decir ¡ola! Porque si algo te ha zamarreado en tu larga vida son las olas, ¿no es cierto? Claro, como razonaba el bueno de Arquímedes, si no te sacudieran las olas, no estarías flotando. Pero ahora te han agarrado sin perros, descansando, inmóvil. Y quizá un poco vejado por esa cadena que te aferra al fondo. ¿Te acordás de lo que dije alguna vez del ancla? Que es el símbolo por excelencia que usan los marinos, curiosamente, es el último nexo que tienen con la madre tierra... Pero no temas: tu imagen de valiente navegante no ha sufrido mengua alguna; siempre sos el mismo petiso fuerte al que dije una vez "¿Vamos a la Antártida?". Y ni se te inmutó un obenque. Simplemente cabeceaste un poco, como diciendo "¿A mi con ese hueso?". El que tiene que animarse sos vos. Yo estoy preparado. Casi nací para eso. Chiquito, pero de fierro. Lento, pero de los que "va piano, va lontano". Se trató de un desafío muy discreto, pero no pude resistirlo. Nos fuimos preparando, desde aquel día de 1980 en que tocaste el agua por primera vez. Unas salidas por aquí, algunas navegadas más largas con todo tipo de tiempo y me convenciste que el que tenía que aprender a resistir era yo, no vos. Como prueba máxima.
En 1984 nos fuimos a dar una vuelta por el cabo Hornos y nos terminamos de conocer en las buenas y en las malas. De todos modos te instalé un "dog house" abrigado, una buena estufa, un Bran Metal auxiliar, reforcé la proa con planchetas soldadas y la hélice la metí en un tubo como el de los pesqueros, para prevenir ataques del hielo. North Sails me regaló velas para vientos duros, te llenamos de agua dulce, gas oil y comida, muchos abrigos, se armaron tres tripulaciones de relevo y esa cadena que aun se ve en la proa quedó en el fondo por tres meses, al cabo de los cuales volvimos a recogerla y dejarte allí, en reposo. Habíamos llegado a la Antártida. Y vuelto, que no es poco. Después seguimos muy amigos. Más de Uruguay, Mar del Plata y la costa brasileña, hasta los dos envejecimos sin sentirlo. En algunos períodos te fui infiel. Con el Náutico anduve por el Atlántico Sur y Norte, en otros barcos llegué cuatro veces más a la Antártida, dejándote ahí, en la amarra, aburrido y quizá celoso. Pero siempre regresé para navegarte, solo que cada vez los viajes fueron menos y más cortos, hasta ahora que vos tenes treinta y dos años y yo ochenta y seis, con las ñañas propias de la edad de cada uno. Pero seguimos juntos, callados y a menudo sin hablarnos por semanas, como esos matrimonios de ancianos, pero formando una unidad mantenida por la fuerza de la
costumbre, indestructible. Quizá todo eso dice la foto que te sacaron en la plácida quietud de la niebla de otoño. Mas no lo tomes a mal. Solo es el otoño. Todavía no el invierno y su inevitable idea del retiro; cada vez que partimos juntos, aunque más no sea a la isla Nazar, estamos reviviendo esa antigua y noble simbiosis que sólo se produce entre el hombre y su nave.
Hasta el sábado o el domingo, aunque haya niebla, Pequod.

Hormiga Negra

Publicado en el número 281 de la revista Nautico - Junio de 2012.

 
Nueva entrega de diplomas en el proyecto Naveguemos Juntos de la ARA

Otro logro del proyecto Naveguemos Juntos de la Armada Argentina, una entrega más de diplomas a los nuevos timoneles con capacidades diferentes realizado en el Yacht CLub Centro Naval - sede Olivos.

El proyecto está "comandado" por la Capitán de Navío María Ines Flores con quien ATNA realiza varios proyectos donde su colaboración es plena y activa.

Esplicado de manera precisa en la Gaceta Marinera, sugerimos ir a este link a leer el texto completo:

Gaceta Marinera

Galería de imágenes:

 

Image   Image

Leer más...
 
Tarjetas QSL

Estas son las tarjetas QSL que serán enviadas a quienes se comunicaron con L30DIM, licencia especial otorgada por la CNC para tal fin y otorgada al Museo Naval de la Nación, por gestión del Avellaneda Radio Club en referencia de los dos últimos artículos publicados en nuestra página.

La primera con la acuarela pintada por nuestro Presidente Honorario Hernán "Hormiga Negra" Álvarez Forn de fondo y la segunda con la foto del salón principal de nuestro querido Museo Naval.


Otro proyecto desarrollado entre el ARC y ATNA logrado exitosamente.

Image     Image

 
El acto del anivesario de los 120 años del Museo Naval en la Gaceta Marinera
 
 
120 años del Museo Naval de la Nación y puesta en marcha de la radiobaliza

  El lunes 21 de mayo fuimos al Museo Naval de la Nación en Tigre, a festejar sus 120 años de vida. Durante el evento en el que el Museo recibió varias maquetas de los Aviadores Navales de buques desde los que se operó con helicópteros durante la guerra por la recuperación de nuestras Islas Malvinas y una hermosa maqueta del aviso ARA Sobral, se encendió la radiobaliza destinada a Puerto Argentino que estará en custodia en el museo hasta que esa acción pueda ser realizada. La misma fué construída por el Avellaneda Radio CLub con el auspicio de ATNAn y es una de las cinco que forman parte del proyecto "Presencia". Tuvimos el honor de que fuera encendida por la señora viuda del Capitán Gomez Roca, quien perdiera la vida junto a otros 7 tripulantes durante el conflicto mencionado.

  Nuestro Presidente Honorario Hernán "Hormiga Negra" Álvarez Forn, realizó una hermosa acuarela del aviso ARA Sobral, imágen que irá impresa en las tarjetas QSL que se enviarán a todos los radioescuchas y radioaficionados que recepcionen la radiobaliza. Esta acuarela la donamos al Museo, la que fué entregada por Hernán y recibida por el Director del Museo el CN Alberto Monges para ser incluída en la sala de Malvinas de dicho museo.

  Próximamente, publicaremos el link del Avellaneda Radio Club con las especificaciones técnicas de la misma más los requisitos para poder recibir una tarjeta QSL al escucharla.

 
Image    Image
Image     Image
Image    Image
Image    Image
Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 Siguiente > Final >>

Resultados 1 - 14 de 111